Asistencia a las Víctimas

Asistencia a las Víctimas
Espíritu santo, consolador de corazones, sana las heridas de tu pueblo y transforma nuestro quebranto.
Concédenos el valor y la sabiduría, la humildad y la gracia,
para que podamos actuar con justicia y encontrar la paz en ti.
de una Plegaria para la Sanación, Copyright © 2004,
Conferencia Episcopal de los Estados Unidos.
La Conferencia Episcopal de los Estados Unidos está interesada en la sanación y reconciliación con las víctimas/sobrevivientes del abuso sexual. Los Estatutos de Protección a la niñez y la juventud establecen sus directivas para fomentar la sanación en el Artículo 2 de los Estatutos mismos "...Las Diócesis deben contar con una persona o personas competentes para coordinar la asistencia para la atención pastoral inmediata de las personas que denuncien haber sido víctimas de abuso sexual como menores..."

La Diócesis de Charleston cuenta con políticas y procedimientos establecidos para tratar efectivamente con la divulgación de la persecución sexual. Uno de los aspectos más cruciales de nuestra respuesta a una denuncia es la participación del Coordinador de Asistencia a las Víctimas (VAC, por sus siglas en inglés). Este cargo crucial debe ser ocupado por un profesional competente, capacitado y titulado cuyo mandato sea coordinar la asistencia para la atención pastoral inmediata de la víctima, dentro de un entorno de compasión, aceptación, confidencialidad y respeto. El enfoque principal del VAC es ante todo el bienestar emocional y espiritual y la sanación de aquellos que como menores se vieron afectados por la conducta sexualmente abusiva de cualquier sacerdote, diácono, persona religiosa o laica de la Diócesis de Charleston.

Louisa Storen es una terapeuta matrimonial y familiar certificada y una trabajadora social certificada independiente. Ha ejercido en la práctica privada en el área de Lowcountry desde 1984. Ella obtuvo su licenciatura en sociología y una maestría en trabajo social por la Universidad de South Carolina. Storen se ha desempeñado como Ministro de Asistencia a Víctimas de 2002 a 2005 y regresó tras un breve tiempo fuera, en 2006. Storen aporta al cargo su sólida reputación en la comunidad, su integridad y compromiso para brindar atención compasiva y apoyo a aquellos que requieren de sus servicios.

La Diócesis de Charleston está comprometida con el respeto a la dignidad de todo ser humano. No se tolerarán actos de explotación o abuso sexual, en particular contra niños o personas vulnerables. Si sospecha que ha ocurrido abuso sexual dentro de una unidad familiar póngase en contacto con el Departamento de Servicio Social. Si sospecha que ha ocurrido abuso fuera de la familia, póngase en contacto con la policía del condado en el cual habría ocurrido el abuso.

Se recomienda a todos, ya sea que el abuso ocurriera en el pasado o en el presente, denunciar dicho abuso a las autoridades competentes así como a la Oficina del Diocesano de Servicios de Protección a la Niñez.

Para el acceso confidencial al Coordinador de Asistencia a las Víctimas, llame al:
843-856-0748 (o al) 800-921-8122.
También puede denunciar el abuso al Padre Titus Fulcher, Director de la Oficina de Servicios de Protección a la Niñez, al
843-853-2130, ext 209

Compromiso de sanar

...personas
  • orientación espiritual individual con la ayuda de directores espirituales autorizados, capacitados.
  • asesoría individual con base limitada por el tiempo, que brinde apoyo terapéutico para complementar otros esfuerzos hacia la sanación e integridad.
Identificación de recursos profesionales: asistencia en la búsqueda de otros recursos profesionales que puedan requerir las circunstancias personales de la persona en su jornada hacia la integridad.

...parroquias y personal de la parroquia
Con el fin de brindar sanación espiritual y emocional a la familia parroquial, el Ministro de Asistencia a las Víctimas ofrece asistencia, consultas y apoyo al personal pastoral de la parroquia y provee intervención parroquial. Los equipos de intervención parroquial integrados por personal capacitado, psicólogos y otros profesionales están disponibles para asistir a las comunidades parroquiales afectadas por una denuncia o incidente de abuso.